El robo con engaño

Hay un tipo de robo que se puede producir simplemente llamando a su puerta y convenciéndole para que le invite a entrar.
El nombre técnico de este tipo de delincuencia es el de “robo con engaño”. El delincuente puede utilizar tantos métodos, y contar tantas historias para engañar a los desprevenidos, que es imposible hacer una lista. Sin embargo, a continuación relatamos algunos de los trucos más comunes y efectivos. En todos los casos, la intención del intruso es la misma: el robo.
Cerrajero apertura sin romper
El ladrón llama a su puerta y dice ser funcionario de aguas del ayuntamiento, o trabajar en la empresa de gas o electricidad con objeto de comprobar la fuerza del flujo del agua o de medir el tamaño de las habitaciones para una estadística; el falso vendedor se ofrecerá a medir todas sus habitaciones sin compromiso alguno por su parte para hacerle una oferta de alfombras o muebles; el vendedor le mostrará un catálogo o muestras de productos a precios muy rebajados, pero pedirá una cantidad a cuenta, si la paga, él desaparecerá y usted jamás recibirá su encargo. Similares a estos casos que acabamos de mencionar hay muchos otros en los que el delincuente engaña fácilmente a la víctima elegida para conseguir un robo o bien una información previa a la ejecución del robo en su vivienda, por consiguiente siempre que llamen a su puerta debe ser muy precavido y adoptar las siguientes medidas preventivas:
Utilice siempre el video portero o mirilla antes de abrir la puerta con objeto de identificar visualmente la visita.
 
No quite la cadena de seguridad mientras comprueba su identidad, no baje la guardia simplemente porque quien llame vista un uniforme aparentemente oficial, insista en que desea ver su tarjeta de identificación oficial, si no sabe como son puede ver una muestra de todas ellas en las dependencias municipales.
Si a pesar de todo aún conserva la menor duda, cierre la puerta y haga esperar a la persona mientras usted llama al organismo o empresa apropiada para comprobar su identidad, o bien pídale a la persona que regrese después de establecer una cita por el canal oficial.
Sospeche de las personas que llamen en pareja diciendo ser funcionarios, vendedores o trabajadores.
Si sospecha de cualquier persona que llame a su puerta, juegue sobre seguro: llame a la policía.
No deje a ningún extraño sólo en ninguna parte de la casa.
Jamás entregue ninguna cantidad de dinero sin estar absolutamente seguro de la credencial del vendedor, tome datos de la compañía que representa, o bien su dirección y pídale que vuelva en otro momento cuando usted haya meditado la oferta, mientras tanto compruebe su identidad, los vendedores reales volverán, pero el ladrón normalmente no se arriesgará a volver.
Recuerde, nunca deje pasar a su hogar a ningún extraño sin estar absolutamente seguro de su identidad, usted no tiene por que dejar entrar en su casa a nadie si su aspecto no le inspira confianza aún cuando presente buenas referencias.